Biografía Bernardo Rodríguez Ribeira

 

Extracto del libro Emigrantes Sobranceiros de Olimpio Arca Caldas.

De esta lengua pecadora

saen solermas a eito,

en gallego torto ou dereito,

que outra fala non me amora,

nin tampouco Ile dou xeito.

Bernardo Rodríguez

En los términos de la parroquia de Sano Xiao de Vea, la un tiro de una piedra de la capilla de San Bartolomeu, dos casales (7 personas), alejados de otras casas de vecinos, conforman el minusculo lugar del Pouso.

En los primeros días de aquel nuevo año de 1853, frío y niebla en las camposas, todalas aldeas de la parroquia de Sao Xiao celebraban, (7 de enero ) la fiesta del patrón. En una de las viviendas de Pouso, en la correspondiente el matrimonio compuesto por Manuel Rodriguez Bustelo y Maria Ribeira Carbia, las cosas no estaban para invitados, ni para fiestas.

La doña Maria atopabase en aquel día en la espera dan importante acontecimiento que era anunciado por unos fuertes dolores preparto. Lo la dice siguiente, día 8, fiesta del Sano Antón en la parroquia, rnentras en el adro de la iglesia gaita, bombo y caja intentaban alegrar las pocas parroquianas que habían acudido la primera misa, en la casa de Manuel atendiase el nacimiento de un heredero, un filIo que sería bautizado al la dice siguiente con el nombre de Bernardo.

Este año de 1853 iba a tener un significado especial para nuestra tierra, poís en él X. Manuel Pintos Villar (1811-1876) publicaba " La gaita gallega tocada por el gaitero " obra que inicia el Resurgimiento de nuestro idioma. Año, tamen, de crisis agraria en nuestra tierra por la ausencia y carestía de grano, paralización de la industria y quiebra de casas comerciales.

El chaval Bernardo con sus hermanos Gregorio y Jose comenza a sua andadura por el camino de las letras de la mano del maestro de escuela de la parroquia D. Enrique Rodriguez. Sus padres, labradores acomodados, tierras y bueys, conocida la buena disposición para los libros y el caracter sencillo de su hijo Bernardo y seguendo a costumbre de aquel entonces tienen una larga conversación con el abad de la parroquia, el reverendo Juan Domingo Fernández, que había venido de Rivadulla ( Vedra) cuatro años antes.

En aquella entrevista fixose el primer destino del rapaz: seguir la carrera de cura. Marcha el niño Bernardo, con su fardelo de ropa y pan de maíz, tres legoas de camiñata, para el Seminario Conciliar de Santiago de Compostela donde comienza los estudios de la carrera sacerdotal.

Entre los compañeros de estudios encontrara Cayetano La. Aldrey y Salvado, nacido en Lobios, parroquia de Sano Martín de Arines, del Ayuntamiento de Conxo. También Cayetano ha segui una vida pareja la de Bernardo, tanto en las aficcións cómo en la emigración.

En las vacaciones de verano, Bernardo ayuda a D. Juan en las cosas de la iglesia: rosario vespertino y misas. Por las vacaciones de Semana Santa también ha subir a la escalera para participarno desenclavo el día de Viernes Santo. En el mes de agosto no ha faltar la romería de la capilla de Sano Bertolameu y hacer las subastas de los exvotos, ofrendas de los vecinos. En este mismo mes tampoco falta los actos religiosos en loubanza al Divino Salvador de la pequeña parroquia de la vecina Baloira. No obstante no deja de recorrer con suyos hermanos y otros amigos de la vecindade el castro de San Bartolomeu en el que, amais de la lectura del Cirpianillo, desborda la fantasía de los mozolos.

Permanece en el seminario hasta primer año de Filosofia. Cuando todos, padres, parientes y vecinos, cuidan que Bernardo va a hacer un buen abad, pues habla ya como se había predicado y tiene un cierto aquel de cura, aparece entonces en él una profunda crisis espiritual que lo lleva la abandoa-lo seminario mientras la guerra carlista se encuentra en una fase de crudeza. Delante de la posibilidad de tener que incorporarse al ejército carlista la ciudad de Bilbao, Bernardo prprepara un fardelo, ahora mas grande que lo de años atrás, y por las camposas de Sano Andrés y Frades, sube la Requian para luego bajar hasta Carril y en aquel muelle embarca rumbo a ciudad de Buenos Aires. Suda írmela Manuela siente la separación de su hermano que ella siempre pensó llegaría a hacer un buen cura.

En aquel mismo año también llega a Buenos Aires su compañero de Seminario, Cayetano La. Aldrey. Entre estos dos gallegos va a tener lugar una larga y buena amistad.

Los primeros tiempos en aquella gran ciudad, sin recursos y sin amigos, fueron muy difíciles para Bernardo. Después de hacer "un poco de todo", pero siempre por arriba de las circunstancias de otros emigrantes, por mor de su buena formación intelectual, entra de escribente en un gran almacén de coloniales de importación. Contabiliza entradas y salidas, existencias en el comercio y confecciona las facturas de los siareiros. Un buen cliente del ultramarinos, con factura cada mes, encuentra, en el detalle y ordenamiento de las partidas, un contable había sido del normal: los detalles bien expuestos, una claridad en la presentación de las cuentas mueven el interés del cliente a conocer tal escribente. El escribente ya sabemos que es : Bernardo. El cliente vino a ser, nada menos D. Nicolás Avellaneda, ex-presidente de la nación.

El dueño del establecimiento, bien a su pesar, no puede negar la tan distinguido prócer a cesión de su magnifico empleado. Y, en el año 1881, el ahora doctor y Rector de la Universidad de Buenos Aires, D. Nicolás Avellaneda, confialle la ordenación y clasificación de la bilioteca de aquel centro y, mas tarde, de su propia.

Trabaja Bernardo con toda su delicadeza, perfección y conocimientos durante mas de un año. El resultado obtuvo el beneplácito del profesorado y del rector. Este, ya buen conocedor de la capacidad intelectual y moral de este gallego, le encarga, ahora, una misión mas importante : organizar la contaduría de la misma Universidad. Para ello es ascendido al importante y respetable cargo de tesoreiro-contador de la centenaria y prestigiosa universidad bonaerense.

Durante 35 años Bernardo va a ser un ejemplar funcionario luego noble casona de la calle Viamonte. La gentileza, en el trato y su labor, severo y amable el mismo tiempo, captaron el afecto y el respeto de profesores y alumnos de la institución así como la consideración de los tres rectores que rexiron el centro : Avellaneda, Basavilvaso y Uballes.

Una vez conseguido un destino honorable y bien retribuido, con unos aforriños un poco crecidos, vino de vacaciones su inolvidable Galicia. En su maleta de xove "indiano" no falta una moderna máquina de fotografías mercado en la casa "Gati & Llaves" de la calle Ribadavia.

Casa con la doña Astilla Fariña ¿Hierro?, joven también gallega, oriunda del lugar de O Casal, parroquia de Sano Felíx de Estacas, en el Ayuntamiento de Cuntís.

En el año 1916, por razón de xubliación, abandoa su cargo de tesorero-contador de la Universidad Nacional de Buenos Aires, que había desempeñado con gran celo, honestidad y puntualidad, y dedicara de lleno a los temas literarios y a sus amigos.

En el año 1920, hace otro viaje a Galicia, viaje que se va a ser la última y de la que nos dejó testigos de su amor a tierra y también una velada premonición de su destino.

Bernardo Rodríguez muere en la ciudad de Buenos Aires el 26 de mayo de 1924, en el mismo mes que dos años antes había acontecido la muerte de su ímtimo amigo Cayetano Aldrey. En su entierro en el cementerio del Norte habían estado presentes un montón de delegaciones de la ciudad de Buenos Aires y todlos periódicos argentinos y gallegos expresaron en sus páginas a pérdida que suponía su desaparición y recordaban su importante obra a favor del reconocimiento del idioma gallego y de la conducta ejemplar de los gallegos.



Extractado do libro Emigrantes Sobranceiros de Olimpio Arca Caldas.

 

  Concello da Estrada
Praza do Concello s/n
36680 A Estrada - Pontevedra
Telf: 986570165
info@aestrada.gal
- Política de privacidad
- Aviso legal
Conforme con:
HTML5 | CSS 3.0
face1
twitter1
inst1
youtub1